¿Qué sucedería si fueras parapléjico, tuvieras a tus dos hijos muy enfermos y no tuvieras dinero para pagar los medicamentos para tratar tu cáncer?

Suena imposible, ¿verdad? Pues es real, hace poco recibí un correo de Change.org solicitando firmas para el caso de Teo. Teo vive en Toledo, es parapléjico y tiene dos hijos: Marcos está en estado vegetativo por culpa de una meningitis y Jenifer tiene parálisis cerebral. Malvivían con 1.140€ mensuales que les daba la Ley de Dependencia.

Y además resulta que a Teo le diagnosticaron un cáncer hace unos meses. Podéis leer más sobre este caso aquí.

No me lo podía creer.

Los recortes a la Ley de Dependencia hacen que Teo pase a cobrar 798€. Necesitan vivir en un piso con accesibilidad que les cuesta 600€. Para colmo su Comunidad Autónoma nos les paga esta prestación desde hace tres meses. Van a ir a la calle. ¿Podrá vivir Marcos en estado vegetal en la calle?

Como sabéis la situación económica ha obligado a los recortes. La ley de Dependencia afecta a más de 700.000 ciudadanos, con una situación económica variable. Con estas medidas el gobierno quiere ahorrar 1.391 millones en 2013. Pero, ¿no se pueden recortar de otra cosa?

Para ponerlo en contexto. El rescate de Bankia le va a costar al gobierno 23.465 millones de euros. Algo así como dieciséis veces más que el ahorro por el recorte a la Ley de Dependencia. Pero como quizás esta cifra suene astronómica vamos a poner un ejemplo más cercano.

En Septiembre se aprobó la ampliación del presupuesto de Defensa en 1.783 millones. Esta cifra ya es más cercana a la del recorte de la dependencia. De estos millones 1.171 se los va a llevar el programa Eurofighter, un caza de combate europeo. Es decir, entre gastarnos el dinero en seguir con un programa armamentístico y no recortar la prestación de una familia como la de Teo hemos elegido lo primero. Tenemos un flamante avión de combate y la familia de Teo irá a la calle.

Y no es sólo el caso de Teo, estoy conociendo el caso de familias que no pueden pagar los medicamentos de sus hijos. La semana pasada en Medicamentos Extranjeros me enseñaron un fármaco que un padre no se pudo llevar porque pasó de costar 4€ a 40€. Y es un fármaco que hay que usar para parar las crisis epilépticas. ¡No es una aspirina!

Alguno dirá que esta comparación es demagogia. Que no es comparable. Mirad, no lo sé, pero leer un caso como el de Teo hace que el alma me duela y no puedo entender cómo nuestros gobernantes pueden tomar esas decisiones y dormir tranquilos. No pretende ser un texto político, todos tienen que asumir su culpa.

Como decía Mafalda, “¡Qué paren el mundo, que yo me bajo!”

Os voy a pedir un favor, votad en la petición de Change y distribuir este mensaje.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s