Cuidar a un hijo con una grave enfermedad es una tarea titánica.

Desde que Xergio enfermó nuestra vida ya no es igual, hemos vivido 24 horas pendientes de él. Todos los días. Las vacaciones dejaron de tener sentido hace cuatro años. Es más de lo mismo, en otro lugar, pero incluso con más miedo y más trabajo. Muchas veces pienso cómo nos está haciendo daño a nosotros, es un daño no visible, pero que seguro que pagaremos en algún momento. Por eso cuidar al cuidador es importante. Sin cuidador no hay cuidados.

Ya os he hablado antes de Pilar y Jose. Son los padres de Victor y Eva. Cuando Pilar me propuso ir con ellos a esquiar la verdad es que parecía toda una aventura. ¡Qué vamos con amigos! -Me decía entusiasmada. Le pregunté a Lucía y nos animamos y la verdad ha sido la semana de vacaciones más feliz que hemos tenido en cuatro años.

Hubo varias razones para ello. Xergio estuvo bien en la montaña, sin sustos y nosotros pudimos esquiar con David, el hermano de Xergio. Fue una satisfacción tremenda ver lo rápido que aprendía. Cuando Lucía y yo nos íbamos a esquiar cuando no había niños siempre pensaba cómo que sería esquiar con los pequeños. Ha tardado, sólo lo podemos hacer con uno, pero han sido unos momentos impagables.

altAi9EVCpGyOdQ6NL49P7fD-9ZSJWOFADHrBm0KXPJvAaN_jpgPero bueno, os quiero hablar de los amigos de Pilar y Jose. Son Mª Ángeles, Silvia, Jose, Andrés y los peques Irene y Raúl. Ah bueno y de la no tan peque Alicia. A pesar de que no nos conocíamos nos sentimos “cuidados” por todos ellos. Es un cuidado sutil, con tacto. Un cuidado que se traducía en que no te dejaban esquiar solo, que te ofrecían la compañía, que te llamaban a tomar unas cervezas, a dar un paseo, que estaban ahí como una red de seguridad. Enseguida detectaron que necesitábamos cierto apoyo esa semana. Estaban ahí.

Y aunque la semana pasó rápido y no os lo pudimos decir en persona queríamos que supierais que gracias a vosotros nuestra semana fue perfecta. Que tantas lágrimas, noches en vela, miedos, dolor por fin tuvieron una tregua, aunque fuera pequeñita. Y ese regalo para un cuidador es el mejor regalo del mundo.

Gracias por vuestra generosidad.

Advertisements

One response »

  1. trasloco says:

    Ottimo, articolo davvero interessante, era proprio quello che cercavo! Grazie per lo spunto!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s